Entrevista a Carlos Berrueta - Disertante del próximo STIM

Imprimir
Valoración de los usuarios: / 4
PobreEl mejor 

El 16 y 17 de agosto tendrá lugar en La Plata la edición 2012 del Seminario Tecnológico Internacional de Molinería (STIM) que organiza la Consultora Moligran junto a Fava & Saturno Consultores. El lugar donde se desarrollará es la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata.

En este marco, Periódico Los Molinos tuvo el agrado de poder entrevistar a uno de los prestigiosos disertantes de este evento: el Sr. Carlos Berrueta.

Él será el responsable de dictar una de las charlas; "El Molinero, Gerente o Jefe de Planta". Muchos amigos y amigas de la Comunidad Molinera con seguridad han tenido el agrado de conocerlo a lo largo de nada menos que 44 años de trabajo en la molinería, pero para quienes no han tenido aún el placer de compartir unos minutos con este formidable camarada de la Comunidad Molinera les acercamos la oportunidad de conocerlo en sus propias y cálidas palabras.

¿De qué manera se relaciona con la actividad molinera? ¿Cómo comenzó esta relación?

En el año 1968 Molinos Río de la Plata emplaza una Planta de Elaboración de Alimentos Balanceados en mi ciudad natal,(Chacabuco), íntegramente provista por la Empresa Bühler, totalmente automatizada, dotada de los mejores adelantos técnicos de la época, con una capacidad del orden de 900 Tn./día. En mayo de ese año y antes de la inauguración de la misma, ingresé como técnico, (en capacitación), y luego de haber transitado por distintos puestos dentro de la misma, en el año 1975 llego a Jefe de Planta. Todo parecía indicar que mi destino era ese, pero en 1977 la Empresa decide retirarse de la explotación de Raciones Balanceadas quedando inactiva la planta y es a partir de ese momento cuando empiezo mi capacitación y estudio de molinería dentro de la misma Empresa que siempre dio singular importancia a la capacitación de su personal.

¿A qué se dedica actualmente?

Desde Enero de este año me he acogido a los beneficios de la jubilación, luego de haber trabajado ininterrumpidamente por espacio de 46 años, de los cuales 44 fueron directamente ligados a la molinería, de estos, los últimos 14 en Molino Campodónico de La Plata.  Actualmente trato de volcar mis experiencias en asesoramiento técnico a empresas, fundamentalmente en la capacitación de personal, tarea que siempre me ha resultado altamente gratificante desde los tiempos de mi juventud.

¿Estudió?

Si, completé la carrera secundaria, realizando los tres primeros años del ciclo básico de enseñanza técnica en Chacabuco y el ciclo superior en la ciudad de Junin, obteniendo el título de Técnico Mecánico Nacional. Como anécdota de esa época vale aclarar que como mi familia vivía en el campo, allí, a los 12 años, empezó la vida en pensiones  que compartía con amigos entrañables, con alguno de los cuales seguimos ligados dentro de la molinería hasta estos tiempos, cultivando una amistad que se mantiene intacta hasta el presente. Luego, en lo específico de molinería realicé varios cursos dictados por el Prof. Claude Willm de la Escuela Francesa de Molinería y dentro de Molinos tuve la extraordinaria posibilidad de acceder a excelente material técnico, tanto en lo bibliográfico como en lo profesional y humano.

¿En qué medida sus estudios le fueron o le son útiles para su trabajo en molinería?

Fueron y son fundamentales, facilitan enormemente la interpretación y resolución de problemas y contingencias que se presentan a diario dentro del molino, fundamentalmente en lo que respecta  a problemas con a la instalación o paquete tecnológico, creo que las carreras de Técnico o Ingeniería  Mecánica  son fundamentales para formar la base necesaria para la adquisición de conocimientos más profundos y específicos sobre el tema.

¿Qué conocimientos hubiera deseado o desea incorporar para su trabajo en molinería?

Si bien me considero satisfecho con las posibilidades que me brindó la vida y siempre ha dicho que si volvería a nacer haría exactamente lo mismo que he realizado, me hubiese gustado haber adquirido más conocimientos de química orgánica, fundamentalmente referida a cereales.

De cualquier manera es dable aclarar que constantemente estamos incorporando conocimientos y que hoy las posibilidades son infinitas y están disponibles al alcance de la mano, lo lamentable es que hoy la juventud no hace un buen uso de esas herramientas, que nosotros en nuestra juventud no poseíamos

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

La dinámica, todos los días se vive algo distinto, no existen dos cosechas de trigo iguales en lo que a calidad se refiere, ya sea por factores climáticos o cambios genéticos,  por lo que las alternativas son infinitas, incluso no solo a partir de la materia prima, sino también en el desarrollo y la obtención de productos finales que satisfagan las necesidades de un mercado cada vez más exquisito, exigente y diversificado.

En definitiva  las alternativas como resultado, son  una sucesión “picos” de éxitos y fracasos, ninguno de los dos tienen duración ilimitada y lo sabroso de la profesión es transitar el camino que nos conduce de uno a otro resultado.

Además  debemos tener presente que a pesar de los avances tecnológicos introducidos, la molinería tiene ese halo de romanticismo y artesanía que hace que la mano del hombre siga siendo irreemplazable, con ese delicado toque que marca la diferencia en el resultado final y que sin dudas tienen un sabor y una motivación muy especial.

¿Cómo ve a la Molinería hoy día? Algunos aspectos positivos y negativos…

Esta pregunta creo conveniente dividirla en dos aspectos, por un lado lo eminentemente técnico y por otro lo concerniente a lo político y económico.

En el aspecto técnico en sus principios básicos la molinería actual no se diferencia en demasía de la antigua, no sin dejar de destacar las ventajas constructivas de las máquinas de última generación en cuanto a robustez, tamaño, capacidad específica y condiciones sanitarias, pero lo que verdaderamente marca la diferencia técnicamente es la incorporación de la electrónica y la informática, que sin dudas han generado una verdadera revolución fundamentalmente en automatismos, variación de velocidades, captación e interpretación de datos, controles en línea, pesaje, dosificación, etc.

En el aspecto político y económico a nivel país, desearía que se dieran condiciones y reglas de juego que permitan agregar valor a nuestros productos primarios incrementando las exportaciones de productos manufacturados en cifras mucho mayores que las actuales.

En otro orden,  es muy importante crear verdadera conciencia tanto a nivel oficial como en cada empresario molinero de un estricto y verdadero cumplimiento de normas de calidad, condiciones higiénico sanitarias de los procesos y seguridad alimentaria , que sumados a una consiente y bien programada campaña de capacitación del personal sean los puntos que marquen la diferencia y nos distingan tanto en el mercado interno como en el contexto internacional.

Los aspectos negativos, ¿Pueden modificarse? ¿Cómo cree?

Con políticas serias que perduren a través del tiempo, más allá de los cambios de tendencias y orientación política de los gobiernos de turno y reglas de juego claras e igualitarias, haciendo cumplir las normas y reglamentaciones en todos los ámbitos, fundamentalmente en lo referente a la implementación y cumplimiento de normas de calidad e inocuidad alimentaria, ya no sólo para los molinos sino que ya deberíamos estar pensando también en las plantas de acopio y almacenaje de materia prima.

¿Qué virtudes debe tener un Molinero?

Además de los conocimientos técnicos inherentes a la profesión, que deberá ir incrementando en forma indefinida a lo largo de su vida laboral, creo que la principal condición debe ser la Humildad , además de tener siempre presente que es parte de un equipo de trabajo, en el que todos tienen el derecho a opinar y el deber de escuchar. Como jefe de un grupo de trabajo debe tener condiciones de Líder y tener siempre presente que además de manejar un conjunto de máquinas y equipos está conduciendo un grupo humano que siente, sufre y disfruta de las contingencias propias del trabajo y la convivencia dentro del equipo y fundamentalmente, mucho tacto en el trato con los integrantes del grupo laboral en lo referente a como se imparten las órdenes y las consignas, tratando que dentro de la lógica disciplina que debe imperar en el grupo, la armonía y el buen trato deben estar siempre presentes.

¿Qué cree que es lo más importante, entre otras cosas, que debe aprender alguien que ingresa a trabajar por primera vez a un Molino?

Muy buena pregunta, fundamentalmente porque a lo largo de mis años en planta he visto varios jóvenes impetuosos que porque habían obtenido el título de Ingeniero y leían durante dos meses un manual de molinería creían que estaban capacitados para estar al frente de una planta, como es lógico con esa situación el resultado tiene pocas posibilidades de ser exitoso. Lo fundamental es obrar con humildad, conocer profundamente  el equipo de trabajo con el que vamos a convivir, ser una parte integrante del mismo y tener bien en claro que los éxitos individuales no existen, siempre son obra del grupo o equipo de trabajo, además, por supuesto desmenuzar, conocer e investigar todos los elementos componentes del diagrama para lograr una conducción armoniosa, adecuada y productiva.

En relación con su próxima participación en el STIM 2012 los temas que tratará estarán relacionados a "El Molinero, Gerente o Jefe de Planta";

¿A quienes les debería interesar este tema?

Creo que en primer lugar debe interesar a los Empresarios, que en definitiva son los que estarán autorizando o permitiendo la participación de sus colaboradores en este tipo de Jornadas de Capacitación, y serán a la postre los beneficiarios directos de la capacitación de sus empleados. Lo que sí es importante que los que tienen la oportunidad de asistir a estas jornadas, luego tengan la virtud de transmitir los conocimientos y las vivencias adquiridas a sus pares y subordinados, dentro del ámbito de trabajo, a los que no tuvieron la posibilidad de asistir.

¿Por qué es útil incorporar este tipo de conocimientos?

La capacitación de los Recursos Humanos en una empresa es una de las principales inversiones a priorizar, que a la postre llegan a jugar un papel fundamental en los éxitos o fracasos de la gestión Podemos contar con el mejor paquete tecnológico en máquinas y equipos, pero si no contamos con un grupo humano idóneo y convenientemente capacitado para manejarlo las posibilidades de éxito son prácticamente nulas. Un Recurso Humano correctamente instruido y capacitado es lo que marca la diferencia de resultados entre empresas que posean igual equipamiento.

¿Qué expectativas tiene para el próximo evento?

Las mejores, siempre estos eventos  generan en mí una dosis de adrenalina propia de quien encara las cosas con responsabilidad y pasión, además es la oportunidad de reencontrarme con gran cantidad de gente amiga, compartir momentos de camaradería en un ámbito académico tan prestigioso como lo es la Facultad de Agronomía de La Plata y con un panel de disertantes de primer nivel.

¿Cómo cree que impactará en los molineros y empleados de la actividad molinera?

Sin dudas positivamente, este tipo de eventos motivan e inyectan nuevas fuerzas a quienes tienen la oportunidad de participar, teniendo en cuenta que además de lo meramente referido a la capacitación técnica y adquisición de conocimientos, este tipo de eventos genera momentos de camaradería entre los participantes que son el punto de inicio de intercambios de vivencias y experiencias que van más allá  del tiempo  de  duración de las Jornadas, perduran a través del tiempo y generan sólidos lazos de amistad que perduran a través del tiempo.

¿Quisiera compartir algo más con los lectores del Periódico Los Molinos?

A lo largo de mis años de trabajo he vivido un sin número de hechos anecdóticos algunos positivos y narrables, otros no tanto, pero sí creo oportuno como reflexión final agradecer a aquellos que hicieron mucho por forjarme como persona, en primer lugar a mis padres que me educaron con el ejemplo, a mi familia que siempre estuvo a mi lado soportando traslados, desarraigos, mudanzas, adaptaciones a nuevos ámbitos, amistades,  colegios y a aquellos, que  en todos los  lugares en que tuve la suerte de trabajar, desde todos los ángulos me brindaron su apoyo, su confianza y quizás sin darse cuenta me inculcaron conductas y transmitieron conocimientos y fundamentalmente me brindaron su desinteresada amistad que atesoro actualmente como uno de los bienes más preciados de mi vida.

Como reflexión final quisiera dirigirme a aquellos que están tomando la posta que nosotros ya estamos dejando, diciéndoles que esta es una noble profesión en la que en todo momento y de parte de todos siempre tenemos algo que aprender, por lo que es imprescindible mantenerse permanentemente actualizado técnicamente, investigar, escuchar y transmitir, es una profesión en que el resultado final se logra sumando muchos “poquitos”, y como dice uno de mis más importantes maestros en molinería: “Molineros que logren el 75% de extracción hay muchos, los que marcan la diferencia son los que saben lograr una diferencia positiva por encima de dicha cifra”.. Como lograrlo: Con trabajo, dedicación, esfuerzo, investigación, capacitación y conformando un cohesionado y armónico equipo de trabajo.

Por último un sincero agradecimiento al Periódico Los Molinos por esta posibilidad que me brindan, deseándoles de corazón infinitos éxitos, esperando verlos a todos en STIM y estrecharlos en un sincero y afectuoso abrazo.

 

Periódico Los Molinos agradece enormemente la colaboración de Carlos Berrueta para la realización de esta entrevista.

Tiene un gran valor para nosotros y toda la Comunidad Molinera.