Saturday, Nov 18th

Last update:08:42:27 PM GMT

Últimas Noticias:
Esta Viendo: ARTICULOS MOLINERÍA El plansifter
jSharing - JA Teline III

El plansifter

Correo electrónico Imprimir
Valoración de los usuarios: / 7
PobreEl mejor 

El plansifter de oscilación libre gracias a sus ventajas en la maquina de tamizado utilizada en la mayor parte de las ocasiones para cribado y separación en los procesos de molienda. El movimiento que hace corresponde en principio al mismo que haríamos cribando a mano. El movimiento circular o llamado movimiento de traslación es producido por un contrapeso montado en el plansifter como accionamiento. El plansifter tiene una gran superficie de cribado en poco espacio. Si se elige para cada producto el movimiento del plansifter más idóneo para el tamiz (carrera), la superficie más adecuada, enteladura y sistema de limpieza así mismo intensivo, se obtendrá un tamizado limpio y preciso, alcanzando una alta capacidad.

La disposición horizontal de los tamices también llamada plansifter plano, ofrece con determinados movimientos un cribado del producto que corresponde al peso específico del mismo. Las partículas más ligeras se quedan en la parte superior y al principio no siguen el movimiento del tamiz, por lo cual el producto que pasa a través de la tela sale muy limpio. Las partículas más pesadas se quedan en la enteladura. El cribado por estas circunstancias es favorecido ya que las partículas de arriba más ligeras se mueven más rápido que las partículas de abajo mas pesadas. De esta manera se consigue, no sólo un tamizado por finura, sino también por calidad.

Los plansifter anteriormente utilizados se diferenciaban fundamentalmente de las maquinas actuales en lo siguiente:

Tamices muy largos (Marco de hasta 2 Mts. De longitud, posteriormente con máximo de 1.60 Mts.)

Sistema de limpieza del producto en los tamices con cepillos (primero con tapones y después con lengüetas)

Menos tamices sobrepuestos uno sobre otro.

Sistema de fijación y soporte de los tamices.

Accionamiento del Plansifter

El plansifter hace su movimiento circular y hacia adelante por acción del contrapeso:

Accionamiento por motor, poleas y correas planas o trapezoidales sobre un eje perpendicular con un acoplamiento excéntrico montado sobre el contrapeso.

Fijado al armazón, el motor por medio del accionamiento por poleas y correas directamente unido al contrapeso producen las oscilaciones.

Con el eje de mando va acoplada la columna-contrapeso con un punto móvil sin apenas rozamiento, alojado en una rangua. La rangua orienta un punto móvil, el cual va fijado a un pivote giratorio. Este pivote giratorio va acoplado por una parte a un acoplamiento excéntrico y al eje de accionamiento el cual produce todo el movimiento al sistema. El eje de mando gira sobre su propio eje siempre que las fuerzas de todo el sistema estén equilibradas.

El eje de mando va suspendido de la parte superior del accionamiento por un rodamiento de rodillos pendulares, el cual soporta el peso del conjunto de la unidad de accionamiento con los contrapesos girando Radialmente por el tiro de la transmisión.

El contrapeso gira tanto arriba como abajo sobre un cojinete liso con engrase por aceite. Los cojinetes están fijados al armazón del Plansifter.

Las hojas de ballestra de unión entre el peso y el contrapeso provocan un equilibrio en arranque y parada haciendo que se estabilice la marcha del plansifter muy rápidamente.

Ecuación para una marcha correcta:

Radio de la carrera r x masa del plansifter ml= Radio del contrapeso R x masa del contrapeso m2.

El radio de la carrera y el radio del contrapeso son valores fijos. En caso de variación de la masa de plansifter la masa del contrapeso deberá ajustarse.

En caso de que el eje de mando golpee será debido a que hay poco o demasiado peso (plomo) en el contrapeso, o bien que los pesos están asimétricamente montados en el cuerpo de contrapeso. Con plansifter cargado, durante la marcha y para poder corregir se marcará con tiza el eje, sujetando con una barra. Las marcas al pasar que se producen en el eje significan:

Marca en la parte del contrapeso- Poner mas plomo

Marca en la parte contrario-quitar algo de plomo

Marca a la derecha del lado del contrapeso-quitar plomo de la parte izquierda de la cámara lateral  y montarlo en la parte derecha de la cámara.

Marca a la izquierda tomar plomo de la parte derecha y ponerlo en la izquierda.

El peso del plomo debe variarse siempre por igual en la parte inferior y superior del contrapeso. Después del balanceado la marca debe quedar redonda y el eje uniforme.

En el caso de mando por motor incorporado, es decir, sin eje de accionamiento, el motor va alojado dentro del cuerpo del plansifter y fijado el mismo. La transmisión desde el motor se hace directamente al contrapeso, el cual va soportado tanto arriba como abajo por rodamientos de rodillos pendulares con grasa como sistema de engrase. La carcasa de estos rodamientos va fijada al cuerpo del plansifter y forman junto con el cuerpo del plansifter el círculo de recorrido de acuerdo al contrapeso elegido. Variando el peso del contrapeso, es decir, quitando o poniendo pesas, o ajustando el punto de gravedad para que el punto medio del diámetro del recorrido  pueda influir en el diámetro del recorrido del plansifter. Esto es posible con dos masas o contrapesos contrapuestos y regulables que puedan de manera escalonada y según necesidad ajustarse.

El accionamiento de un plansifter por motor directamente incorporado es la solución más simple y más fácil de mantener. El juego de esfuerzos no está por supuesto tan bien resuelto como en la variante con eje, lo cual lo cual en el arranque y parada de la maquina se hace notar. Cuando la maquina está parada su punto de gravedad depende de las cuatro suspensiones de juncos marinos. Al ponerle en funcionamiento el plansifter va girando sobre ese punto o centro de gravedad hasta que encuentra su camino normal en funcionamiento circular.

En las salidas es donde se nota más el aumento del recorrido del plansifter. Además se produce el movimiento oscilatorio. Para evitar problemas, es conveniente preveer en la instalación eléctrica un relé de parada, de manera que una vez desconectado el motor, no pueda ponerse en marcha de nuevo hasta que no esté totalmente parado el plansifter.

El diámetro del recorrido de los plansifter grandes esta en la actualidad aproximadamente en 74 Mm. Y las rpm. son aproximadamente 220.

También aquí debe corresponder la misma ecuación para corregir la marcha de la maquina. Para ajustar el balanceo del plansifter se debe tener en cuenta el diagrama del recorrido. El circulo que forma el plansifter durante la marcha en la parte superior e inferior del armazón le indica al especialista como debe modificar el contrapeso.

Circulo muy pequeño significa que el contrapeso debe hacerse mayor.

Circulo demasiado grande = reducir el contrapeso.

Suspensión:

Todavía hoy en día la mayoría de los plansifters se suspenden por juncos marinos. Estos juncos no presentan problemas y trabajan sin muestras de fatiga durante decenas de años. Es importante, sin embargo, tener en cuenta su fijación. Las piezas de apriete deben ser lo suficientemente grandes en superficie, sin que aprieten los juncos entre sí dañándolos mecánicamente. Los tornillos de fijación de las piezas de apriete deben apretarse siempre que sea posible con una llave dinamométrica. Según el tamaño del plansifter debe llevar hasta 8 juncos por punto de suspensión.

Además de los juncos marinos, en la actualidad se emplean también barras de fibra de vidrio o una combinación de ambos. También se emplearon cuerdas o sogas, por ejemplo en las zonas propensas a los terremotos.

Entelado y limpieza de los tamices:

Este sistema de tamices lleva exclusivamente sistema de cepillos u otros, se encuentran todavía en viejos plansifters pero el efecto de limpieza con desentrape por golpeo termino con los otros sistemas. La gran intensidad del sistema de limpieza por golpeo (trozos de correa o piezas de plástico)  exigen gran resistencia en la enteladura del tamiz. Para este tipo de limpiadores no puede emplearse en el tamiz entelado de seda natural o bronce. La enteladura que hoy en día se emplea habitualmente, es de materia plástica, tela galvanizada o inoxidable.

Como hemos visto es muy importante para el molinero disponer porcentualmente al máximo de una superficie de tamizado, es decir, una tela lo más delgada posible. Para ello naturalmente debe ser muy resistente la tela empleada y el sistema de fijación y tensión muy bueno, sin que por los trozos de lona y el golpeo se aflojen los hilos.

Debido al gran esfuerzo que en el tamiz se produce por la carga del producto por el golpeteo del sistema de limpieza sobre la enteladura que va fijada al marco, estos tamices deben ser construidos con más robustez y estabilidad que si el sistema de limpieza fuese por cepillos. La tela debe estar tan tensada que nunca por la carga del producto ceda. En caso de que esta recomendación no se tenga en cuenta, la enteladura se desgastara muy rápidamente y las piezas de limpieza del tamiz se pueden bloquear.

Los marcos para tamices con sistema de limpieza por golpeo pueden ir divididos en 3 o 6 partes y en cada un se montará una pieza para limpieza.

Por la rotación del plansifter estas piezas se mueven dentro del tamiz manteniendo limpia la enteladura por el golpeteo de la lona con el botón que lleva montado.

Frente a los sistemas anteriores de limpieza con cepillos, con los cuales las esquinas del tamiz nunca se limpiaban, con las piezas de lona, prácticamente  toda la superficie del tamiz se mantiene limpia. Como protección del marco contra el desgaste en la parte interior donde las piezas de lona rozan, se monta una capa de protección colocada contra el marco de madera.

Los cuerpos de tamices en el plansifter

El desarrollo de cuerpos de plansifter más cortos que empezó a utilizarse a principios y mediados de los años ’50, desplazo en Europa los plansifters de tamices largos. El manejo más simple y las grandes posibilidades que al elegir el tamaño del plansifter se ofrecen, hacen muy apreciable su empleo tanto en pequeñas como en grandes instalaciones.

El plansifter con motor de accionamiento incorporado se diferencia en su construcción básicamente de los plansifter más antiguos en lo siguiente:

Un armazón estable constituido en chapa de acero formando el propio soporte para los juncos marinos de suspensión, con 4, 6,7 u 8 cuerpos de tamices, cada uno con 12 a 22 tamices. Cada cuerpo tiene a ambos lados dispositivos de cierre rápido para facilitar la apertura.

Los tamices tienen todos la misma altura desde la enteladura al fondo del tamiz. Según la capacidad del cuerpo correspondiente se le puede hacer trabajar con una, dos y hasta tres pasadas, es decir, toda la corriente de producto que entra se divide en la entrada según la capacidad y el volumen en dos y hasta tres corrientes de producto, las cuales se distribuirán paralelamente en los tamices. Además abajo donde tendremos las colas del producto y el propio producto, pero ya más reducido, pueden hacerse también salida doble o triple. Debido a esta disposición pueden ordenarse de arriba hacia abajo muy bien los tamices. Existen tres anchos de tamiz diferentes, es decir, tres anchos de cuerpo del plansifter. Además pueden construirse con 3 alturas distintas, es decir, con 14, 18 o 22 tamices. Esta diversidad permite una gran posibilidad de combinaciones para elegir la superficie optima de tamizado para las pasadas y la elección del conjunto de maquinas, todo ello en función de la capacidad, carga de cada cuerpo o calle del plansifter así como del tipo de producto a procesar. La parte frontal de las puertas abatibles lleva una junta de fieltro. Esta parte frontal al cerrar la puerta presiona contra el tamiz y el fondo colector. Con ello se tiene la seguridad de que el plansifter está lo suficientemente estanco. Es de suponer naturalmente que ésta parte frontal de las puertas al cerrar mantiene su superficie y los tamices limpios.

Tanto los tamices como los cuerpos intercambiables pueden extraerse por ambos lados. Como guía  de éstos van montados unos angulares de perfil en metal ligero.

El producto que sale del tamiz lo hace por una salida en metal ligero al tamiz siguiente o ya a la salida del plansifter, mientras que el producto que pasa a través de la tela puede desalojar el tamiz por los dos canales laterales y desde estos a una cualquiera de las 6 salidas disponibles.

La construcción estandarizada del plansifter permite hacer modificaciones del esquema en corto tiempo y el cambio de tamices e intercambiables no presenta dificultades gracias a sencillez de la maquina.

El plansifter cuadrado

Muchas mejoras en la construcción de los tamices, en el manejo y en el accionamiento, han hecho que el plansifter cuadrado se a muy apreciado en Europa (en los EEUU fue introducido a principios de siglo)

Este plansifter esta construido con 3 cuerpos (2 cuerpos de tamices y un cuerpo de accionamiento) para facilitar el transporte de ésta maquina relativamente grande. La unión de los tres elementos se hace ya en el lugar del montaje. A derecha e izquierda del plansifter van montados dos robustos travesaños de los cuales es suspendida la maquina. Los cuerpos de tamices vacíos tiene la superficie interna muy lisa. Como soporte de los tamices lleva dos angulares fijados a las paredes laterales. Las puertas están construidas en poliéster con varias garras para el cierre, con lo cual se presiona sobre la pila de tamices. Al mismo tiempo mantiene la estanqueidad entre los tamices de un compartimiento y entre compartimientos. Son cuadrados con 4, 6 u 8 cuerpos de tamices y cada cuerpo puede llevar hasta 28 marcos o tamices.

El plansifter cuadrado es un cernedor con tamices en forma de pila, es decir, que cada uno de los tamices va colocado sobre el siguiente en el orden previsto. En el caso de tener que cambiar algún tamiz es indispensable sacar los tamices necesarios para hacer el diagrama deseado.

Sobre la columna de tamices ya montada presiona un marcos de tensión este presiona sobre el conjunto de tamices haciéndolos mas estancos entre sí. Sobre los marcos de tensión van montadas las bocas de entrada al plansifter.

Los marcos de los tamices están construidos en madera con revestimiento de material plástico. De esta manera los marcos resisten mejor el desgaste por abrasividad  de algunos materiales. La enteladura va fijada a unos marcos intercambiables que a su vez van sujetos a los marcos.

La configuración del esquema se hace girando los marcos principales normalizados, los cuales normalmente están provistos de tres canales. La chapa del fondo prevista para recoger el producto tamizado.

Bibliografía: ROHNER, A. W. (s. f.): Mecánica para molineros, Madrid.